Plaza de los Moros

Mapa y localización de la ruta de la plaza de los Moros

La ruta está muy cerca de Horcajo de los Montes. Desde Horcajo, hay que tomar la carretera CM-4106 dirección Alcoba de los Montes. Cuando subas el puerto del pueblo, seguirás por una llanura aproximadamente de 1 km. A la izquierda verás un muro blanco de un antiguo campo de fútbol. Nada más pasarlo, verás un camino a la izquierda. Tómalo. El camino se bifurca, pero tienes que continuar recto por el camino de tierra durante 1.3km hasta llegar al aparcamiento. El camino que dejas a la derecha conduce a la Ermita de Guadalupe, también interesante de visitar, con bellas vistas y perfecto para ver las estrellas en verano.

horcajo Panoramica cima plaza de los moros
Horcajo de los Montes desde la cima de la Plaza de Los Moros.

Datos prácticos

RecorridoDuraciónDificultadEntorno
3.5 km semicircular desde la2 horas: empezando desde el parking de la ruta.
3 h y 30 m: si sales desde Horcajo.
Sencilla:  solo hay que tener cuidado de no escurrirse en algún paso de rocas.Ruta con bonitas vistas, si vas temprano en las estaciones más frías podrás ver los mares de nubes. Inmejorable representación del bosque mediterráneo e interés geológico.
flechas deslizar cabañeros
DESLIZA

Recomendaciones para la ruta 

  • Calzado cómodo: botas de campo o, en su defecto, deportivas. También hay zonas de barro en las que te puedes escurrir.
  • Tráete una cantimplora o una botella de agua de casa.
  • Si vas en verano, no te olvides de las gafas de sol, la gorra y crema de protección solar.
  • Es interesante llevar prismáticos para observar la fauna: buitres, águilas, chotacabras, ciervos, etc.

Descripción de la ruta

La Plaza de Los Moros es una ruta sencilla señalizada con balizas que sigue primero una pista de tierra y luego una senda circular que se adentra en el bosque para volver de nuevo al camino. Disfrutar de una de las mejores representaciones de la umbría del bosque mediterráneo, con una gran densidad y variedad de especies vegetales.

Inicio de la ruta de la Plaza de Los Moros y Castellar de los Buelles.
Inicio de la ruta de la Plaza de Los Moros y Castellar de los Buelles.

Primer tramo, pista de tierra

Cuando hayamos aparcado el coche, veremos un cartel que nos indica el recorrido de la ruta. Seguidamente continuamos por el camino de tierra durante unos 650 metros. En esta tramo, mientras comenzamos el ascenso por la falda norte del pico de umbría, veremos diversas especies típicas del bosque mediterráneo: distintos tipos de jara, brezos, romero, labiérnago, etc. Se trata de especies pioneras que preparan el terreno para posterior crecimiento de árboles. Son las primeras que crecen cuando el bosque se destruye por lo agricultura o incendios.

También encontramos los primeros ejemplares de encina (Quercus rotundifolia): un árbol que puede alcanzar 20 m de altura y que es el más representativo del bosque mediterráneo. En muchas ocasiones lo encontramos comporte achaparrado y recibe el nombre de carrasca. Sus bellotas maduran entre octubre y diciembre y sirven de alimento a los animales de la zona.

Pocos metros antes de llegar al sendero de la ruta, disfrutaremos de una bonita panorámica de los Montes de Toledo, con el centro de visitantes en la parte inferior, justo detrás de un olivar.

El sendero

A mano derecha, veremos un cartel que indica la dirección que toma la senda. Subiremos unos escalones para adentramos en el bosque. Las laderas más abruptas y peligrosas como la de esta ruta dificultan las labores del hombre, lo que conlleva una mejor conservación del sotobosque. Nos encontramos ante un bosque muy frondoso, donde la densidad del follaje retiene la humedad y permite la presencia de otras especies adaptadas a estos ambientes, por ejemplo, las trepadoras como la madreselva (Lonicera implexa).

Sendero plaza de los moros
Inicio del sendero de la Plaza de los Moros.
Sendero plaza de los moros
Sendero sumergido en encinar, típico del bosque mediterráneo.

La pedriza

Salimos momentáneamente del manto del bosque para cruzar una pedriza, que nos vuelve a abrir unas bellas vistas panorámicas. Estas pedrizas o canchales se originaron en épocas de glaciaciones, cuando el hielo penetraba en la cuarcita y la fracturaba por un proceso denominado gelifracción, dejando amontonados los fragmentos ladera abajo. La razón por la cual la vegetación no ha colonizado estas pedrizas, es porque se mantiene activo el flujo subsuperlicial de las aguas. De hecho, antiguamente, los habitantes de Los Montes eran capaces de localizar el agua por el ruido de los flujos subsuperficiales, y retiraban las piedras para abrir pequeños pozos. Además, tienen la importantísima función de actuar como cortafuegos naturales.

Pedriza plaza de los moros
Pedriza de la Plaza de Los Moros.

Ascenso hasta la cima

Nos vamos acerando a la cima y la encina sigue dominando este bosque todavía inmaduro de umbría. Avanzamos bajo grandes madroños, acompañados de labiérnagos, jaras y brezos que sirven como descansaderos de la fauna mayor y les aportan la riqueza alimenticia de sus frutos.

Jara blanca plaza de los moros Cistus albidus
Jara blanca (Cistus albidus).
brezo plaza de los moros 2
Brezo.

La Cuarcita Armoricana

En el último tramo hasta la cima, nos topamos con la formación de la Cuarcita Armoricana, unas rocas muy ricas en cuarzo que son muy resistentes a la erosión. Estas paredes rocosas albergan rincones húmedos sobre los cuales se asientan comunidades rupícolas, especies vegetales que se adaptan a estas rocas, sin necesidad de suelo y nutrientes: helechos, uva de gato (Sedum album), dedalera (Digitalis purpurea), ombligo de Venus (Umbilicus rupestris) o la clavelina.

Cuarcita Armoricana Plaza de los moros
Cuarcita Armoricana Plaza de los moros
Sedum rupicola plaza de los moros
Sedum.

El pico Umbría (812 m) o Plaza de Los Moros

Tras rodear unas capas de cuarcitas, llegamos al punto más alto, conocido como el pico <<Umbría>>, con 812 metros de altura. En el pueblo se conoce como <<Plaza de Los Moros>>. Los montones de piedras que encontramos en la cima corresponden a las ruinas de un antiguo poblado de la edad de bronce. El ser humano erigía pequeños poblados fortificados cerca de los pozos en los valles o torres defensivas en las alturas. Esta construcción sobre la que andamos, con forma rectangular, pudo ser una torre de defensa.

Vértice geodésico plaza de los moros
Vértice geodésico de la Plaza de los Moros.

Desde lo alto del pico <<Umbría>> podemos disfrutar de un paisaje amplio que abarca miles de hectáreas, desde la Sierra de las Villuercas (Guadalupe, Cáceres) hasta el Pico de Peñafiel (Ventas con Peña Aguilera, Toledo), con el macizo del Rocigalgo (1449 m) enfrente de nosotros y el Pico Vicente (1430 m).

El retorno se realiza por la misma umbría pero por un recorrido diferente.

Panoramica cima plaza de los moros 2
Panorámica desde la cima de la Plaza de Los Moros.
Panoramica cima plaza de los moros 2
El pantano de Horcajo al fondo.
mares de niebla Plaza de los Moros
Si madrugamos en los meses fríos podremos disfrutar de los mares de niebla.
mares de niebla Plaza de los Moros

Fauna de la Plaza de Los Moros

A veces, es posible disfrutar del vuelo de algunas rapaces como el buitre negro, el buitre leonado y el águila real. A última hora de la tarde, puede verse ciervos o corzos, sobre todo a mano izquierda cuando hacemos el camino de vuelta desde el aparcamiento a la carretera. También pueden aparecer jabalíes. Intentad que no se os haga de noche en la ruta, da un poco de miedo escuchar a los ungulados removiendo el bosque cerca. También he visto numerosos chotacabras que se posan sobre el camino justo antes de anochecer.

Vegetación de la Plaza de los Moros

Es una ruta en la que podemos apreciar la gran variedad de especies típicas del bosque Mediterráneo. Entre los encinares y quejigares, encontramos también algún que otro acebuche, un familiar silvestre del olivo. El acebuchar aparece en las zonas de solana. También cuenta con un matorral de sustitución muy denso y con una gran diversidad de especies como jarales, brezales, escobonales y cantuesares. Hay en total más de 40 especies leñosas, contando árboles arbustos y matas.

La escasez de grandes ungulados ha permitido que la vegetación se mantenga en un buen estado de conservación. Además, la ladera está orientada al norte, permitiendo la entrada de vientos suaves, lo que provoca una humedad relativamente alta. Estos factores hacen que la ruta sea muy interesante a nivel botánico.

6 tipos de jaras

En el primer tramo de la ruta, entre los extensos matorrales de sustitución, podemos distinguir hasta 6 especies de jaras o jaguarzos (Cistus ladanifer, C. crispus, C. populifolius, C. salviifolius, C. albidus y Halimium umbellatum). Destacan, también, escobonales o pionarles (Cytisus striatus y Cytisus scoparius) con otras especies muy apetecidas por los ciervos, como labiérnagos (Phillyrea angustifolia) y madreselvas (Lonicera implexa).

Cistus salviifolius.
jaguarcillo (Halimium umbellatum)
Jaguarcillo (Halimium umbellatum)

La mancha mediterránea

A medida que ascendemos, grandes madroños (Arbutus unedo), brezos (Erica arborea) de más de 3 metros de altura y durillos (Viburnum tinus) dominan el bosque. Esta mancha mediterránea bien conservada alberga alcornoques, encinas y quejigos, acompañados de algunos arces (Acer monspessulanum). Igualmente, podemos encontrar especies lianoides como la ya mencionada madreselva y la nueza negra (Dioscorea communis).

quejigo agallas Quercus faginea plaza de los moros
Quejigo con agallas.
Alcornoque Quercus suber plaza de los moros
Alcornoque (Quercus suber) en la cresta de la montaña.

Comunidades rupícolas

En las paredes rocosas cercanas a la cumbre, de la formación Cuarcita Armoricana, se establecen especies rupícoals como dedaleras (Digitalis spp.), clavelinas (Dianthus lusitanus), el ombligo de venus (Umbilicus rupestris), la Jasione (Jasione crispa) y una gran diversidad de helechos (Asplenium ceterach, Asplenium trichomanes, Cheilanthes hispanica).

rupícolas plaza de los moros
rupícolas plaza de los moros
rupícolas plaza de los moros
rupícolas plaza de los moros

La vegetación en las crestas

La antigua presencia del hombre en las crestas, ya sea por asentamientos o por actividades como el carboneo, dejó su rastro a través de las comunidades de herbáceas que, con una floración muy bella, hoy alegran la vista de los turistas que se animan a realizar esta ruta, por ejemplo: Lupinus hispanicus, Leucanthemopsis flaveola (=Leucanthemopsis pallida subsp. flaveola).

Según nos acercamos al pico, podemos diferenciar entre las zonas de umbría y de solana. En estas últimas, con una mayor termicidad aparecen los acebuchares, donde domina el acebuche o también llamado olivo silvestre (Olea europaea subsp. Europaea var. sylvestris), acompañado por la olivilla (Teucrium fruticans) y el espárrago blanco (Asparagus albus).

En el camino de vuelta, que se hace por la misma zona de umbría pero por otro sendero que nos dejará en el mismo camino inicial, veremos grandes ejemplares de labiérnagos, de hoja de estrecha (Phillyrea angustifolia) y de hoja ancha (Phillyrea latifolia subsp. media).

Acebuches (Olea europaea var. sylvestris) plaza de Los Moros
Acebuche u olivo silvestre (Olea europaea subsp. Europaea var. sylvestris).

Especies de interés

  • Brezo (Erica arborea)
  • Labiérnago (Phillyrea angustifolia)
  • Cornicabra (Pistacia terebinthus)
  • Acebuches (Olea europaea var. sylvestris)
  • Durillo (Viburnum tinus)
  • Arce (Acer monspessulanum)
  • Olivilla (Phillyrea latifolia subsp. media)
  • Nueza negra (Dioscorea communis)
  • Rusco (Ruscus acaleatus)
  • Trébol hediondo o tedera (Bituminaria bituminosa (L.) C.H. Stirt)

Galería de imágenes de la Plaza de los Moros

Tojo (Ulex europaeus) plaza de los moros 2
Tojo (Ulex europaeus) en la Plaza de Los Moros.
Tojo (Ulex europaeus) plaza de los moros 2
Detalle del tojo, no lo confundas con el enebro.
Rusco (Ruscus acaleatus) plaza de los moros
Rusco (Ruscus acaleatus).
Bituminaria bituminosa (L.) C.H. Stirt plaza de los moros
Bituminaria bituminosa (L.) C.H. Stirt.
hongo setas plaza de los moros
hongo setas plaza de los moros

Otras rutas en Cabañeros

Bibliografía:

  • Vicente García Canseco (Coor.) (1997). Parque Nacional de Cabañeros. Madrid, España: Ecohábitat.
  • Perea García-Calvo, R., Perea Ruiz-Tapiador, D., Giménez Velasco, G.F. (2015). Vegetación y flora del Parque Nacional de Cabañeros. Volumen I. El paisaje vegetal: ecología, conservación y rutas de interés geobotánico. Madrid, España: Editorial Solitario