Antes de nada, es importante recordar que los fósiles presentes son patrimonio histórico y están amparados por la ley, por lo que no deben tocarse ni trasladarse, por muy buena intención que se tenga para evitar su deterioro erosivo. Además, la importancia de su estudio está ligada a su entorno y contexto, incluso a veces este mucho es más determinante en los estudios paleontológicos. Conclusión, no los toques.

Las investigaciones paleontol√≥gicas m√°s recientes del Parque Nacional de Caba√Īeros han mostrado la riqueza de sus formaciones ordov√≠cicas. Esta particularidad no implica que el resto de materiales aflorantes de periodos previos o posteriores al Ordov√≠cico carezcan de importancia dentro, sino que, m√°s bien, no existen, a d√≠a de hoy, estudios que ampl√≠en esta informaci√≥n. 

Todos los f√≥siles presentes en Caba√Īeros pertenecen a la edad paleozoica y son de origen marino. Se pueden distinguir tres grandes grupos en funci√≥n de su naturaleza y al material p√©treo en el que se encuentran fosilizados: icnof√≥siles, restos esquel√©ticos y microf√≥siles de pared org√°nica (palinomorfos).

Icnof√≥siles 

Son se√Īales o trazas en las rocas sedimentarias que registran la actividad biol√≥gica y pueden mostrar la morfolog√≠a del organismo que las produce. Estas pistas f√≥siles tienden a conservarse en rocas cuarcitas, areniscas y limolitas. En muchos casos es dif√≠cil identificar el organismo generador de la huella.

En Caba√Īeros, la mayor√≠a de los icnof√≥siles aparecen en la parte inferior de los bancos de cuarcita y areniscas, pertenecientes a las Areniscas de Azorejo o a las tres unidades del ordov√≠cico basal. Esto se debe, por un lado,  a que es m√°s f√°cil que una huella se conserve si se recubre con rapidez por una capa de arena fina y homog√©nea; y por otro, a que una vez litificados ambos sedimentos, la roca arenisca o cuarcita ofrece m√°s resistencia a la erosi√≥n que la original (lutita o pizarra) donde se excav√≥. Por tanto, lo que se aprecia es un molde en relieve inverso a la traza original producida por el organismo,  sobre una superficie determinada que limita entre dos tipos distintos de sedimentos que responden de forma desigual a la erosi√≥n. Todos los icnof√≥siles representados en el plano horizontal obedecen a este proceso. Aunque tambi√©n se pueden encontrar pistas f√≥siles en otros planos, como las que pertenecen a organismos que viven enterrados verticalmente en el sustrato o que lo excavan en cualquier trayectoria para hallar alimento.  

Restos esqueléticos

Son restos de conchas, caparazones, zoarios, etc. preservados como moldes en las rocas arcillosas, como las pizarras, una vez extinguido el material original que los mineralizaba en las fases finales de la diag√©nesis, el proceso por el cual el sedimento se transforma en roca. 

La mayor√≠a de los restos corresponden a trilobites, moluscos o braqui√≥podos. Se trata de esqueletos que se mineralizaron en un principio en carbonato o fosfato c√°lcico y que, posteriormente, se disolvieron en el seno de la rocas silicicl√°sticas que los contienen, debido a las diferencias qu√≠micas de ambos elementos.  De ah√≠ que los actuales f√≥siles de Caba√Īeros representan solo las marcas o huellas que quedan de los restos de estos organismos en la roca antes de su completa desaparici√≥n.  

Cuando se abre una roca y se encuentra un f√≥sil, aparecen dos partes semejantes del mismo f√≥sil. Una corresponde a la cara interna del resto, esto es, un molde interno convexo formado al rellenarse el interior de la cavidad del resto org√°nico; y la otra reproduce la cara externa, de forma c√≥ncava que refleja un calco de la estructura externa del organismo. 

Microfósiles de pared orgánica o palinomorfos

Son peque√Īos f√≥siles que solo se pueden apreciar mediante un microscopio electr√≥nico. Para hallar estos f√≥siles se requieren lentos y laboriosos procesos qu√≠micos de separaci√≥n de las rocas sedimentarias. 

Clasificaci√≥n de los f√≥siles de Caba√Īeros seg√ļn sus unidades paleozoicas

Pizarras del pusa

Son los materiales m√°s antiguos del parque, y albergan en su mitad inferior distintos niveles con icnof√≥siles y microf√≥siles de pared org√°nica, relativos al Prec√°mbrio y el C√°mbrico. Las Pizarras del Pusa son mundialmente conocidas dada su importancia a la hora de estudiar esta transici√≥n de periodos en el continente europeo. 

De hecho, cercana regi√≥n de La Jara, en la parte inferior de la unidad, coexisten icnof√≥siles c√°mbricos, microf√≥siles de pared org√°nica o megaf√≥siles del prec√°mbrico. Los icnof√≥siles est√°n formados por marcas de desplazamiento lateral de artr√≥podos, en los que se aprecian ara√Īazos paralelos de Monomorphichnus lineatus o asim√©tricos en serie doble de Diplichnites,y de huellas que pertenecen a seres vermiformes (forma de gusano) que se desconocen con cuerpo blando y √°giles en movilidad, como son Cochichnus, Gordia, Neonereites, Phycodes, Planolites, Torrowangea, Treptichnus, etc. Estos √ļltimos tambi√©n aparecen con abundancia dentro de Caba√Īeros en la parte superior de la unidad. 

Por su parte, los fósiles de pared orgánica presentes en La Jara, en la parte inferior de la unidad, son acritarcos cianobacteriales o bacteriales (Sphaerocongregus) y megaversículas carbonosas que fosilizan en grupos con una morfología semejante a Beltanelloides. Estos fósiles ocupan grandes amplias superficies de estratificación en sedimentos típicos de ambientes marinos disaeróbicos (que contienen poco oxígeno), por tanto, podrían pertenecer a un grupo indeterminado de organismos quimiosintéticos.

Areniscas del Azorejo

Es una unidad muy abundante en icnof√≥siles. Se pueden localizar casi todas las formas identificadas en la unidad infrayacente, aunque tambi√©n se encuentran trazas oblicuas y perpendiculares a la estratificaci√≥n, como los tubos cortos de Skolithos, Diplocraterion, y Monocraterion. Asimismo, aparecen huellas bilobuladas de artr√≥podos  de peque√Īotama√Īo, como Cruziana (huella de reptaci√≥n, la que dejan los reptiles al arrastrarse), marcas de reposo Rusophycus, o pistas unilobuladas complejas (Scolicia, Plagiogmus). 

rizaduras del boquerón estena
Rizaduras, huellas del oleaje.

El Astropolichnus hispanicus es el icnofosil m√°s caracter√≠stico de las Areniscas de Azorejo. Parecido a la huella de anclaje que deja un celent√©ro de comportamiento similar a las actuales an√©monas marinas que viven semienterradas, este icnof√≥sil presenta una estructura circular con entre 25 y 40 crestas radiales, de cuyo centro surge una excavaci√≥n cil√≠ndrica que se inserta en el sustrato arenoso. Su presencia permite localizar la base del piso Ovetiense del C√°mbrico inferior, pues coincide con la presencia de los f√≥siles trilobites m√°s antiguos.¬† Este piso junto con el Corduviense forman parte de la escala cronoestratigr√°fica mediterr√°nea que deriva de estratotipos espa√Īoles, que provienen de los nombre romanos: Oviedo y C√≥rdoba. Por otro lado, el Cordubiense reproduce el C√°mbrico basal <<pre-trilob√≠tico>>, cuyo comienzo es visible en la parte superior de las Pizarras del Pusa e inferior de las Areniscas del Azorejo, y su final, cuando aparecen Astropolichnus, que marcan el inicio del Ovietense.¬†

Ilustración de antigua anémona marina
Ilustración de antigua anémona marina

anémonas Boqueron Estena paleontología
Huellas de anémona marina
(son las formas circulares en la roca)

Las unidades del Ordovícico basal

Aunque la base del Ordov√≠cico se caracteriza por ser la l√≠nea divisoria que marca el comienzo y la abundancia de los f√≥siles paleozoicos, en la zona inferior siguen apareciendo con frecuencia asociaciones de icnof√≥siles, en las que destaca la pista de reptaci√≥n de artr√≥podos ‚Äďprobablemente trilobites‚Äď ya mencionada, Cruziana. Son huellas marcadas por dos l√≥bulos paralelos en relieve con crestas oblicuas que se trazaron en sedimentos blandos, creando un doble surco, hoy apreciable en relieve inverso en la parte inferior de los estratos de cuarcita. En Caba√Īeros se pueden ver 5 tipos distintos de Cruziana.

Cruziana en el Boquerón del Estena
Cruziana en el Boquerón del Estena

El prestigioso ingeniero del siglo XIX, Daniel Francisco de Paula Cort√°zar y Larrubia, ya dej√≥ constancia en 1880 de la abundancia de Cruziana en Caba√Īeros: 

En las cuarcitas <<…no faltan las impresiones fósiles […] de Cruzianas, habiendo sitios en los que se pueden recoger cuantos ejemplares se deseen, cual sucede […] sobre todo en el puerto conocido, haciendo sin duda a los fósiles, con el nombre de Espinazo del Can, sitio entre Retuerta y Horcajo de los montes, de donde pudieran sacarse los ejemplares por toneladas>>.

Los icnof√≥siles del Ordov√≠cico inferior proliferan en las unidades identificadas como Capas Intermedias, Cuarcita Armoricana y Capas de Marjaliza, sobre todo donde existen variaciones de estratos duros y blandos (tramos heterol√≠ticos). Aparte de las Cruziana, en la cuarcita se encuentran con frecuencia otras pistas horizontales como Monomorphichuns y Diplichnites (ara√Īazos producidos por artr√≥podos), Planolites y Palaeophycus (huellas cil√≠ndricas cortas), Didymaulichnus (marca peque√Īa bilobulada de superficie lisa), Rusophycus (huella de reposo de trilobites con forma ovalada) y Arthrophycus (huello de un l√≥bulo con secci√≥n cuadrangular y marcas transversales). En cuanto a las pistas verticales encontradas en otros tramos de la sucesi√≥n, cabe destacan skolithos (conjuntos de tubos rectos que llegan a superar el metro de longitud atravesando varios estratos) y Daedalus (huella c√≥nica que surge en el interior de la cuarcita, en secciones paralelas al plano de estratificaci√≥n). 

Los restos f√≥siles son poco comunes en las unidades cuarc√≠ticas del Ordov√≠cico inferior por su dif√≠cil preservabilidad. Tan solo se encuentran, en las Capas Intermedias y de Marjaliza del Boquer√≥n del Estena, algunos ling√ļlidos (Braqui√≥podo inarticulado) junto con con algunos trilobites sin clasificar, estos a partir de la Cuarcita Armoricana superior. 

En el Ordov√≠cico medio, se encuentran bastante abundancia de restos f√≥siles en los materiales pizarrosos, llamadas, Capas con Tristani: Trilobites, braqui√≥podos (articulados e inarticulados), moluscos (Bivalbos, cefal√≥podos, gaster√≥podos, hiol√≠tidos, rostroconchas) graptolitos, equinodermos (crinoides, diplop√≥ridos, homalozoos, ofiuroides), briozoos, conul√°ridos y ostrac√≥dos, con m√°s de 250 especies identificadas. Los yacimientos con mayor presencia de f√≥siles son los sinclinales de las Pizarras de Navas de Estena, de Vi√Īuelas y de la Chorrera. Tambi√©n aparecen con frecuencia microf√≥siles org√°nicos, como quitinozoos y acritarcos, aunque est√°n en peor estado por el metaformismo regional, e icnof√≥siles desarrollados en plano horizontal en las Areniscas de los Rasos y las de Retuerta

Las Capas de Tristani han permitido, por un lado, realizar estudios muy precisos de sus unidades integrantes en relación con los pisos Oretaniense y Dobrotiviense, y por otro, fijar relaciones biogeográficas con regiones actualmente muy lejanas como Afganistán o Argentina que en épocas pasadas formaban un solo continente; Gondwana.

Los trilobites 

Son artr√≥podos marinos con caparaz√≥n articulado que se divide en tres l√≥bulos, de ah√≠ su nombre. Gracias a las numerosas mudas peri√≥dicas de su exoesqueleto (exubio, cubierta exterior o cut√≠cula), es el f√≥sil m√°s abundante de las pizarras. Las formas m√°s comunes en el parque son los calimen√°ceos, en especial, el g√©nero Neseuretus, del cual, de una de sus especies ‚ÄďNeseuretus tristani‚Äď, proviene el nombrede Capas con tristani, conjunto de materiales del Ordov√≠cico medio. Existen otros grupos con gran presencia como los as√°fidos (Asaphellus, Isabelinia, Nobiliasaphus), los il√©nidos (Ectillaenus giganteus) y los queir√ļridos (Placoparia).

Fosil de Trilobites
Fosil de Trilobites
recreacion real trilobites
Recreación real de Trilobites
Trilobite_tracks_at_World_Museum_Liverpool.JPG: Rept0n1xderivative work: JMCC1, CC BY-SA 3.0
Cruziana sobre cuarcita en el Boquerón del Estena
Cruziana sobre cuarcita en el Boquerón del Estena
Ilustración lateral de la formación de la cruziana por el trilobites
Ilustración lateral de la formación de la cruziana por el trilobites
Ilustración frontal de la formación de la cruziana por el trilobites
Ilustración frontal de la formación de la cruziana por el trilobites

Los braqui√≥podos 

Cabe resaltar tambi√©n la alta presencia de braqui√≥podos en Caba√Īeros, entre los que destacan los √≥rtidos, que cuentan con una v√°lvula y una estructura de pliegues radiantes. 

Equinodermos

El grupo m√°s com√ļn son los cistideos diplop√≥ridos, organismos s√©siles (sin pend√ļculo) piriformes (forma de pera) que tienen esquelto formado por placas con m√ļltipels canales. 

Moluscos

Los bivalvos son los m√°s frecuentes en Caba√Īeros. Viv√≠an semienterrados en el sedimento. Algunos ejemplos son Redonia, con valvas convexas y un tabique interno cercano al extremo anterior; Coxiconcha, que tiene forma de almendra; o Praenucula,  con varias v√°lvas articulas articulas gracias a una hilera de dientes muy peque√Īos.

Graptolitos

Por √ļltimo, no hay que olvidarse de la presencia de graptolitos en la parte inferior de las Pizarras de Navas de Estena y en niveles cercanos a las Capas de Marjaliza infrayacentes. Estos formaban colonias planct√≥nicas de esqueleto proteico, y la especie principal era Didymograptus, con forma de diapas√≥n. 

Bibliografía:

  • Isabel, R√°bano. (1997). Geolog√≠a Paleontolog√≠a. En Parque Nacional de Caba√Īeros (pp. 51-76). Madrid, Espa√Īa: Ecoh√°bitat.