Caba├▒eros, el parque nacional <<ni-ni>>:
ni turismo ni caza

Por Mariano G├│mez Tierno
Presidente de Caba├▒eros Hortur (Asociaci├│n de Empresarios de Turismo de Horcajo de los Montes)

┬íGrandiosos lugares que deber├şan por siempre permanecer inmutables!

General Prim

Esta frase que pronunció el General Prim cuando visitó la zona de Cabañeros define muy bien la belleza y la riqueza natural de unas tierras que hoy se conservan extraordinariamente y que ostentan la máxima catalogación, como es la de parque nacional. Y lo ha sido gracias a los usos y costumbres del hombre, que ha sabido mantener desde tiempos inmemorables un equilibrio sostenible entre la supervivencia propia y la conservación de la naturaleza.

Monteros a caballo en riachuelo de Caba├▒eros.
Monteros con rehalas en r├şo de Caba├▒eros

El pr├│ximo d├şa 5 de diciembre termina la moratoria y no se podr├í cazar en los parques nacionales. 

Caba├▒eros es un parque nacional muy afectado por esta prohibici├│n, pues cuenta en su interior con grandes fincas privadas, donde la caza es el principal recurso natural y sin ella la viabilidad y el valor de estas fincas es inexistente. Los propietarios de las fincas se encargan de mantener un adecuado control de poblaci├│n de animales.

Adem├ís, la caza es una de las principales actividades econ├│micas, junto con el turismo, en estos pueblos del entorno del parque. Actividades que contribuyen a la supervivencia de unos municipios en decadencia que forman parte de lo que se ha dado en llamar la  <<Espa├▒a vaciada>>.

El Parque Nacional de Caba├▒eros no ha sido el motor de desarrollo econ├│mico y tur├şstico que todos esper├íbamos y que nos hicieron creer las autoridades de aquel momento, en aquellos a├▒os duros en los que muchos de nosotros luch├íbamos por su declaraci├│n. 

La gesti├│n del uso p├║blico del parque ha sido muy deficiente a lo largo de estos 25 a├▒os, recientemente celebrados. 

El resultado es que el P. N. de Caba├▒eros es el ├║ltimo ÔÇôa gran distancia de la mediaÔÇô de los 15 parques de la red nacional en cuanto al n├║mero de visitantes y posiblemente el menos conocido. Algo inexplicable, siendo un parque con una naturaleza privilegiada, con bellos paisajes de los Montes de Toledo y con una gran y rica  biodiversidad de flora y fauna. Adem├ís de encontrarse en el centro de la pen├şnsula y contando con una gran extensi├│n de terreno p├║blico. Caba├▒eros esta considerado como el mejor representante del bosque mediterr├íneo de Europa. 

La prohibici├│n de la caza en estas fincas no es una buena noticia, ya que contribuir├í a empeorar la econom├şa del pueblo y a que abandonen los propietarios el mantenimiento y la conservaci├│n de las fincas a cambio de una compensaci├│n econ├│mica del Estado.

Esta prohibición no beneficiará a nadie, pues los propietarios tendrán unas fincas inservibles, los ciudadanos contribuyentes tendremos que pagar indemnizaciones, los pueblos del entorno de Cabañeros se empobrecerán más y la naturaleza dejará de <<permanecer inmutable>>, tal y como deseaba el General Prim.

Con la prohibici├│n de la caza en el Parque Nacional de Caba├▒eros, las autoridades tendr├ín que buscar una soluci├│n que no sea tan catastr├│fica para todas las partes. 

Y en cuanto al turismo en Caba├▒eros, es imprescindible y urgente acometer, ya, nuevas actuaciones en el sistema de uso p├║blico del parque, que contribuya a establecer un adecuado turismo sostenible y que sea respetuoso con la naturaleza y socialmente aceptable. 

Mientras tanto, para nuestro pueblo: NI TURISMO NI CAZA.

Monteros en las Ra├▒as de Caba├▒eros
Monteros cruzando con coche

Fotos de Diego Gonz├ílez Ragel, nacido en Jerez de la Frontera en 1893. Fue un gran fot├│grafo deportivo; sus especialidades fueron la h├şpica, la caza y el automovilismo. Adem├ís, fue fot├│grafo titular del Banco de Espa├▒a desde 1941 hasta su muerte, en 1951.

Fuentes: